Historia del Jai Alai 1954

Historia del Jai Alai 1954

El 28 de agosto de 1954 informaba la Nueva España de la próxima construcción de un nuevo frontón en el recinto deportivo de la Obra Sindical “Educación y Descanso” en la noticia se hablaba de la importancia del deporte de la pelota y del recuerdo del famoso Jai Alai de la calle del Padre Huesca.

“Pronto, pues, contará el magnifico recinto deportivo de la Obra Sindical “Educación y Descanso” con esta nueva instalación para la práctica del juego de la pelota, tan del agrado de los altoaragoneses.

Puede decirse que en muchos años las manifestaciones típicas del deporte en Aragón han sido el “tiro de la barra” y la pelota a mano. La primera se ha perdido algo no así la segunda, y rara es la localidad que no posee un frontón; cuando no, aun sigue utilizándose para ello una de las fachadas de la iglesia a la plaza del pueblo.

Entre las diversas modalidades del juego a la pelota; a mano, a pala y a cesta, son las dos primeras las más corrientes aquí, y aun más a mano que a pala. Se utilizan pelotas duras, por lo que hace falta tener las manos acostumbradas a los golpes, y aun así, a menudo se hinchan y encallecen. Pero esto no ha sido nunca obstáculo, y el viril deporte cuenta con excelentes pelotaris.

Con este Frontón habrá ya dos en la capital, siendo el otro el instalado en el Parque del Deporte. Pero creemos que lejos de ser un inconveniente, representará por el contrario una ventaja, pues contribuirá indudablemente al fomento del juego.

Recordamos los tiempos en que este lo era aquí casi todo, en deporte. El famoso “Jai Alai” de la calle Padre Huesca está aun muy presente en la memoria de la mayoría de los oscenses, para que haya que recordarlo.

La afición era extraordinaria. Dicho frontón era el punto de cita de la gente joven de todas las clases sociales; cierto que había otros juegos allí, como “la rana”, “los bolos”, pero esto no significaba nada al lado de la pelota, que se jugaba en dos frontones, uno cubierto y el otro al aire libre. No solo sucedía así los días festivos, sino que también en los feriados había público, sobre todo por la tarde, favorecido sin duda porque entonces, a decir verdad, se estaba menos ocupado, pues la vida transcurría sencilla y fácilmente. Allí hemos presenciado, siendo chicos, partidos que nos parecían emocionantes; sabíamos los nombres de los mejores jugadores, lo mismo que ahora se saben los de los futbolistas. Siendo un deporte popularísimo no existía diferenciación de clases, y en una misma partida participaba el señorito con el obrero o el menestral. La afición estaba muy desarrollada entre los gitanos, y había muy buenos jugadores. Estos alternaban con los “paisanos”, y entre unos y otros había esa corriente de simpatía que solo el deporte, cuando se practica bien, es capaz de crear.

No hay que esperar que se vuelva a lo de antaño; porque ahora se practican todos los deportes y las aficiones se diluyen. Pero cabe esperar que el nuevo frontón contribuya, como hemos dicho, a revalorizarlo y aumente la práctica del mismo y su afición”

Nueva-España---29_08_1954-detalle

Nueva-España---29_08_1954

Etiquetado con: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*